PEDAGOGÍA VOCACIONAL SIEMBRA Y PROPUESTA

 

Los días del 16 al 20 de Junio del 2014, participamos de un taller de Animación Vocacional en la CER de Quito.  El facilitador P. Juan Carlos Martos, sacerdote claretiano, compartió su experiencia en este caminar de pastoral vocacional  y nos animó continuar con gozo y alegría  en esta misión.

Quiero compartir algunas resonancias:

·         Dios no ha dejado de llamar, sigue llamando…

·         La pastoral vocacional en la mente de la Iglesia

·         La pastoral vocacional se integra en la pastoral general

·         Desde una pastoral vocacional llevada sólo por algunos a aquella asumida como tarea de todos.

·         De una pastoral vocacional que idealiza las obras, instituciones y las personas a otra que ofrece con realismo la experiencia del “venid y veréis”.

Perfil del Animador vocacional:

Sus cuatro virtudes:

·         La autoridad.

·         El amor a los jóvenes.

·         El tacto pedagógico.

·         El buen humor pedagógico.

Creyente que crece

El Animador vocacional tiene a Cristo como su centro.

Lo expresa en tres actitudes:

1.      Conocer.-Tiene un conocimiento personal y eclesial de Jesucristo.

2.      Amar.- Le ama apasionada y gratuitamente hasta identificarse con El.

3.      Seguir.-Es apóstol que anuncia a Jesús de forma comprometida con los jóvenes.

El compartir con otras congregaciones también fue muy bueno porque nos invitó a sentirnos en comunión de Iglesia.

Agradezco  a las hermanas: María Pesantes, Ana Beatriz Jaramillo, Esmeralda Ordoñez,  María Zoila Barros, Flor María Montenegro, Marcía Utreras, Teresa Minchala,  Elena Abad, Mercedes Chimbo, Conchita Clavijo, por donar su tiempo y participar en este taller. También estuvo con nosotras una tarde Lorgia Carrión fue muy buena su presencia.

Seguimos nuestra misión confiadas en los Divinos Corazones de Jesús y de María, seguras que ellos harán fructificar esta semilla recibida, y que cada una hagamos la propuesta vocacional en las diferentes pastorales.

¡Gloria Y Honor

a los

Sagrados Corazones de Jesús y de María!

 

Ana Isabel González, ss.cc