Retiro para jóvenes con inquietud vocacional

Remen mar adentro y echen sus redes para pescar- dijo Jesús” (Lc 5,4)

retiro-inquietud-vocacional-nov-2013-1

Los días 1, 2 y 3 de noviembre 2013 nos reunimos en la Comunidad Sagrados Corazones de Cuenca para vivir un retiro. Participaron: Fanny, María, Verónica, Paulina, Jessenia, Vanessa, Leidy, Tania y Laura que vinieron desde el Cantón Saraguro; Geovelly del Cantón La Concordia; Lucia y Sofía del grupo nuestra señora del Carmen (Sur de Quito), María Olivia del Cantón Piñas y Johanna de Cuenca. También contamos con la presencia de Valeria y Miriam (voluntarias); Laura, Jazmín y Melissa, jóvenes que están en un tiempo de discernimiento en la casa de Santa Anita en Quito; y, las hermanas Conchita, Pilar, María Fernanda, Rosario y Ana Isabel, que nos preparamos para acoger con alegría y gozo a las jóvenes.

La experiencia vivida se dio en tres grandes momentos:

  1. Conocimiento personal,
  2. Encuentro con Dios y
  3. Algunos rasgos del Carisma vistos desde la figura de San Damián de Molokai.

El texto que nos acompaño fue Juan 1, 35-39: “Se volvió Jesús y al ver que lo seguían les pregunto: ¿Qué Buscan? Le contestaron ¿Dónde vives?, Jesús les dijo: “Vengan y Vean”. Fueron y vieron donde vivía, eran como las cuatro de la tarde y se quedaron con Él el resto del día.” Los diferentes momentos vividos fueron iluminados por este pasaje del Evangelio.

Laura Guamán, nos cuenta su experiencia en este retiro:

retiro-inquietud-vocacional-nov-2013-2-laura

Fue un encuentro muy interesante que me ayudó bastante en mi vida. Conocí a otras jovenes que también participaron. Este retiro hizo cambiar mi estilo de vida viendo la realidad en la que yo vivía. Creí estar bien pero no es así, hay cosas que una tiene y que no puede sacarlas fácilmente. Me ayudó el tema de conocimiento personal: limpieza de mi casa, claro que no se limpia de un día para el otro, sino que toma su tiempo, me encontré con lugares de mi casa que yo nunca los había tocado y no son fácil de limpiarlos, pero siempre hay una razón o un motivo para empezar. También me ayudó a ver mi yo interior, a conocerme a mí misma por dentro, qué es lo que yo tengo que cambiar. Fue un tiempo donde pude analizar muchas cosas de mí misma, cómo vivo, cómo está mi corazón, cómo estoy yo, y así ver otro estilo de vida aprendiendo de mis propios errores. Laura Guamán.

Damos gracias a Dios por esta oportunidad que nos regaló de poder compartir con este grupo de jóvenes y fortalecer nuestra experiencia de Fe.     Gracias a cada una de las hermanas del equipo que, con generosidad, creatividad y disponibilidad hicieron posible este retiro, y gracias a las Hermanas de la Comunidad de Cuenca por abrirnos las puertas de su corazón y de la casa.

Ana Isabel González, ss.cc.
Pastoral Vocacional SS.CC.